- PreparaciÓn -

Deshacemos la levadura con agua templada (una temperatura no superior a 40º) en un recipiente, añadimos sal y mezclamos todo los ingredientes muy bien.

 

En otro recipiente grande ponemos la harina y hacemos un hueco en el centro. A continuación, vertimos la mezcla de la levadura y amasamos con las manos enérgicamente durante 10 minutos aproximadamente, procurando que la masa se despegue del recipiente y presente un aspecto homogéneo y uniforme. Si no se despega le seguiremos añadiendo harina hasta que esto suceda.

 

Sacamos la masa del recipiente y le damos formas de bola con las manos aceitadas. Seguidamente, untamos unas gotitas de aceite en el recipiente para que no se pegue la masa y de nuevo, la introducimos en el recipiente y la dejamos fermentar durante 2 horas, tapándola con papel de cocina transparente.

 

 

 

Una vez transcurrido este tiempo, sacamos la masa y ponerla en una superficie enharinada y empezar a amasarla, estirando hacia adelante la masa con la base de la palma de la mano y doblándola hacia dentro de nuevo, giramos y volvemos a estirar durante 3 o 4 minutos, hasta que quede elástica y no se pegue a las manos.

 

Modelamos la masa, en forma de barra o molletes y le realizamos unos pequeños cortes en la parte superior al pan y lo colocamos en la bandeja del horno, previamente enharinada durante 45 minutos a 190º.


Seguidamente, añadimos la cachaza y mezclamos todos los ingredientes. Posteriormente, terminamos de llenar el vaso con el hielo picado. Y podemos añadirle hierbabuena.